Y al cierre . . .